Congresos de GKA, [GKA EDU 2020] Congreso Internacional de Educación y Aprendizaje

Tamaño de la fuente: 
Aprender virtudes a través de estrategias lúdicas, visuales, kinéticas y agónicas
Mafaldo Maza Dueñas

Última modificación: 2020-01-17

Resumen


La enseñanza de la filosofía permite contemplar el aprendizaje de la ética y en específico de las virtudes como una apropiación que puede y debe ser significativo ya que el impacto de la experiencia vivida a través del juego y la práctica del deporte logra motivar una serie de Movimientos, como el Movimiento Moral Motivado (M3) que  manifiestan un darse cuenta de la relación auténtica que tiene con él mismo, de la relación que entabla con los otros a partir de la dinámica del juego y de la motivación para realizar una serie de acciones y reacciones dentro del juego. Estos actos motivados son un inicio en el aprendizaje de virtudes, de éstas cualidades morales que expresan su carácter ante la dinámica y la competencia, y claro también ante el respeto de las normas y las reglas.

Por lo tanto, el aprendizaje de virtudes mediante el juego y  la práctica deportiva, así como el desarrollo de habilidades y capacidades personales y sociales debe hacerse mediante un planteamiento que considere las características y circunstancias de los alumnos-jugadores, de los propósitos pedagógicos de forma que se generen unas directrices precisas que fomenten ese gran potencial que atesora la práctica deportiva. Aprender virtudes sólo se puede manifestar de manera vivencial, por la acción de la experiencia, por el desarrollo de un Movimiento Moral Motivado (M3). Si se logra lo anterior se puede hablar de una apropiación de cualidades morales que se ejercita en la vida cotidiana.



Palabras clave


valores, virtudes, ética, juego, deporte