Congresos de GKA, [GKA ARTS 2020] Congreso Internacional de Artes y Culturas

Tamaño de la fuente: 
Arte, ciencia y realismo (o para quién canto yo entonces).
Emiliano Nicolás Abad García

Última modificación: 2020-07-13

Resumen


El arte y nuestra experiencia política contemporánea puede entenderse a partir de tres estructuras narrativas: el relato histérico, el relato autobiográfico y el relato policial invertido. La realidad se estructura siempre como ficción, especialmente cuando se trata de sociedades con un pasado traumático. La escena se aplica a la guerra, pero también al exilio, las dictaduras, el colonialismo y, de un modo en absoluto exhaustivo, al ejercicio público de la memoria. Las tres metáforas se erigen en un elemento central al momento de entender cómo nuestras actuales sociedades de la información –sobre todo, los pueblos del sur de Europa- logran relacionarse con la alteridad y el conflicto. Para ello vamos a analizar numerosos ejemplos extraídos del arte, la arquitectura, el teatro y la museografía. Las metáforas pueden ser testeadas, discutidas y puestas a prueba. Nos permiten, al igual que los mitos, responder a muchas de las viejas preguntas sobre la vida en común: quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos, cómo, por qué y, a la luz de la contabilidad –la disciplina que, al fin y al cabo, subyace al relato-, a qué precio y bajo qué tipo de consecuencias. Ahora, conviene no confundirse. Las metáforas también nos permiten identificar cómo los sujetos apelan a un realismo excluyente y perverso. Lo naturalizan, legitimándolo incluso en el poder de la ciencia. El resultado es el mismo: la metáfora transmite saber, pero también futuro y, por supuesto, afección. No sólo poder, también realidad. No sólo frontera, quizás utopía.


Palabras clave


realismo; ciencia; metáfora; acción colectiva;