Congresos de GKA, [GKA ARTS 2020] Congreso Internacional de Artes y Culturas

Tamaño de la fuente: 
Nanette, cuando el humor sana.
Carmen Elsa Pérez Aragón

Última modificación: 2020-01-29

Resumen


Entre las numerosas propuestas que contiene el catálogo de Netflix podemos encontrar desde 2018 “Nanette”, un monólogo de la australiana Hannah Gadsby filmado en la prestigiosa Sydney Opera House que no deja indiferente a nadie.


En menos de 70 minutos, la comediante explica que ha decidido dejar la comedia y el porqué de esa decisión. Un discurso sobre sus propias experiencias como mujer lesbiana nacida a finales de los setenta en Tasmania. Se trata de un testimonio brutalmente honesto en el que repasa su biografía, hablando no solo de sus traumas sino también de sus aprendizajes.


El relato es duro e incomoda al espectador en ocasiones, pero lo hace con un tacto digno de admirar. Muestra su dolor y su vulnerabilidad y relaja la tensión con pequeños toques de humor para que el público entienda que no es una riña, sino una denuncia. Que no está culpando a todos, sino diciendo que hay que cambiar las cosas. Que se pueden cambiar.


La crítica reconoce este soliloquio como una obra brillante, conmovedora, poderosa y necesaria. El New York Times califica a Nanette de “sensación internacional”, indicando que este acto cómico  impulsado por la era #MeToo ha sido el más discutido y compartido en años (Netflix no da a conocer cifras de televidentes, pero una portavoz dijo que tan solo por menciones en redes sociales es de los especiales con mejor recepción del público en su historia).


Este tipo de obras reafirman la idea de las propiedades curativas del humor. La comedia es una gran herramienta de sanación, y cuando permite a una víctima alzar la voz y tomar el control sobre su relato no sólo cura a esa persona, sino también a todos aquellos que lo ven y se sienten identificados, porque la representación importa y marca la diferencia.



Palabras clave


comedia; feminismo; homofobia; representación